CARGANDO...

Historia
Clasificar es un bálsamo para las penurias

Clasificar es un bálsamo para las penuriasClasificar es un bálsamo para las penurias

Bolívar deja en el camino al Aurora de Cochabamba y clasifica a segunda fase

19 agosto 2004

Nota Extraida del Periodico Nacional El Diario, en su publicación del dia viernes 20 de Agosto de 2004.

 

Limbert Pizarro es trabado por Juan Carlos Sánchez de Aurora, mientras Angulo y Centeno observan la jugada.Bolívar clasificó a la segunda fase de la Copa Sudamericana tras vencer a Aurora de Cochabamba por tres goles a uno, en partido jugado anoche en el estadio "Hernando Siles" de Miraflores.

Y Bolívar voló a la próxima fase de la Copa Sudamericana gracias a esa caricia de Marco Salamanca sobre Limberg Gutiérrez dentro del área que después la cambió por gol mediante penal. Y se elevó para no ser presa del roce rival cuando el ambiente que merodeaba en el terreno se prestaba para cualquier tipo de acción fuera de lugar, hasta se dio el lujo de golear en el final, si hasta "Sucha" que nunca en cotejos internacionales muestra su clase, anoche marcó dos goles.

Aurora entró al terreno de juego con una idea fija, remontar un resultado adverso logrado en Cochabamba, no importó quién se pare al frente, aunque este sea el mismísimo Bolívar, campeón del Apertura, salió de entrada con dos delanteros de punta Romanello y Añez, con Baldivieso como armador, pero éste aún lejos en rendimiento de aquel sensacional volante que todos conocimos. Atacar, presionar, ese fue el plan de Villegas en un nuevo ensayo futbolístico, apostó a un sistema atrevido y le salía bien hasta la expulsión de Romanello por agresión verbal al juez de línea tras el gol del empate convertido por Suárez, bien habilitado. Aún con uno menos no aflojó nunca, pero el partido se le hizo cuesta arriba y no pudo nunca remontar con la inferioridad numérica.

Lo peor para el partido fue la expulsión, porque Bolívar esperó, salió Mercado e ingresó un volante de contención Leonel Reyes, Soria le temía a un Aurora que terminó por quedar descuartizado tras la expulsión de Edson Centeno que no atinó a nada, es más, no pudo reaccionar.

Roger Limberg Gutiérrez y "Sucha" se encargaron del resto. Bolívar ganó porque aprovechó esa enorme diferencia, nunca expresó en el terreno de juego esa aparente superioridad por los apellidos que nutren este plantel, a ratos fue intermitente, no fue claro, se dejó llevar por el ritmo que le puso el visitante.

Mauro Machado lució nervioso, impreciso si hasta cayó y soltó el balón; pero Paniagua, el juez del partido, hizo lo que hacen los árbitros cuando el peligro es claro sobre la portería del local, cobrar falta a favor sin que nadie hubiese tocado al arquero.

A este equipo parece que el ángel de la guarda se les hubiera escapado, cierto es que ganó; pero tuvo que sufrir hasta el final porque en el terreno no muestra lo que aparenta, quizás los sueldos impagos y atrasados los tengan distraídos y sus hinchas lo sufren en las gradas, por ahora, con las individualidades le basta. En el "Félix Capriles" fue Rubén Tufiño, anoche Limberg Gutiérrez, otra vez le salió bien, generó peligro, hizo tres goles y aguantó el empuje de Aurora, rival muy complicado cuando estuvo con el equipo entero; pero la pregunta es... cuándo vuelve Bolívar, el campeón del Apertura?.. seguro que será cuando les paguen los sueldos atrasados.