CARGANDO...

Arce, capitán de Bolívar y de su familia: la historia del Conejo, Sophia y Adanae

Arce, capitán de Bolívar y de su familia: la historia del Conejo, Sophia y Adanae

Lunes 01, abril 2019

Pagina Siete

Juan Carlos Arce Justiniano tiene dos hijas a quienes lleva tatuadas en la piel. Con ambas sufrió porque “tuvieron problemas al nacer”. Se considera una persona “hogareña, como la gente que vive en La Paz”.

Paola Calle / La Paz

Inmortalizó a sus hijas. Las lleva en la piel. Los rostros de Adanae, en el brazo izquierdo, y Sophia, en el derecho, llaman la atención. “Es como tenerlas marcadas, es algo que no quiero olvidar nunca”, justifica Juan Carlos Arce.

El capitán de Bolívar es un fanático de su familia, especialmente después de que sus dos hijas “tuvieron problemas al nacer”. Su pasión no es comparable con la que siente en las canchas.

Arce tiene 15 años de trayectoria en el fútbol, actualmente lleva el brazalete del club más laureado de Bolivia. Este es su séptimo año en la Academia, desde 2012.

Su vida está marcada por el 17: la cantidad de años que conoce a su esposa Melissa, el número dorsal de su casaca y la edad que tenía cuando se inició en el deporte rey.
Juan Carlos Arce festeja y agradece a la hinchada luego de un gol que marcó en el Siles.
Foto: Archivo / Página Siete

¿Cómo es un día en la vida de Juan Carlos Arce?

Bueno (sonríe). Me despierto a las 7:30 de la mañana, siempre fue un poquito difícil (sonríe), desde que mi primera hija empezó el colegio. Mi esposa la tiene lista para llevarla al colegio y de ahí en más me voy directo al entrenamiento, por eso es que siempre estoy entre los primeros en llegar a los entrenamientos, cuando el entrenamiento es a las 10:00, yo estoy a las 8:30 o a las 8:45 y bueno también te ayuda muchísimo para estar antes, hacer algo previo al entrenamiento. Cuando termina la práctica, vuelvo a casa a almorzar, de ahí en más tratar de estar con la familia, con mi esposa, con mi hija. A las 15:30 voy a buscar al colegio a mi otra hija. Disfruto cada minuto con ellas.

¿Es hogareño?

Sí, somos muy hogareños. Con mi esposa cuando estábamos solos e iniciamos el noviazgo éramos muy hogareños, nos gustaba estar en casa. La Paz también te permite eso, el estar más con la familia, el poder distraerse un poco más y eso ayuda muchísimo.

¿Cómo es la relación con su esposa y cómo la conoció?

Bueno, ya nos conocemos hace 17 años, (el número de la polera) y bueno el número con el que inicié en el profesionalismo, con 17 años (sonríe). Nos conocimos por parte de un amigo, ahí comenzó todo, yo intentando que el amigo me presente a Melissa y de ahí ya fue y se dio todo para poder conseguir su número, poder llamarla, acercarme a ella, que fue bastante difícil. Tardé como tres meses en conocerla, sólo por teléfono un hola y de ahí en más nos conocimos y hasta ahora creo que soy un bendecido de poder tenerla como una buena esposa, y tener dos hijas hermosas.

Sus hijas siempre van a la cancha y entran con usted, ¿qué significan ellas para el capitán?

La más pequeña, la más traviesa, es la más consentida si se puede decir así, porque es la que más está con nosotros. Adanae ya tiene ocho años y se ve un poco más ella sola, por la edad que ella tiene y porque pasa más de medio día en el colegio, ella es más independiente, pero el amor de padre no cambia, a las dos les tengo un amor incondicional y nos sentimos felices.

Ese amor y cariño se ve reflejado en sus tatuajes...

Son todo para mí, el momento que nace mi primera hija, me cambió como persona, como hombre y de ahí en adelante me cambió todo. El poder ser padre y vivir como padre es una sensación hermosa y de ahí en adelante uno está para sus hijos y son lo más importante que tengo, ellas son todo y tenerlas tatuadas es algo importante en mi vida, de poder tenerlas siempre. Es como tenerlas marcadas y eso para mí es algo que no quiero olvidar nunca. Como te digo, no estamos muy cerca, estamos concentrando, viajando y a veces se me hace difícil no poder estar con ellas, tenerlas tatuadas es algo muy significante para mí.
La familia del capitán celeste, Juan Carlos Arce.
Foto: Familia Arce

¿Con qué valores se crió?

Los valores de la humildad y de sacrificio. Vengo de una familia bien humilde, bien sacrificada y eso creo que para mí ha sido importante a la hora de trazar mis objetivos, mis metas, mis sueños y creo que eso es lo que más rescato de mi madre, mis abuelas... Mis dos abuelas han sido las que me han criado, más que mi madre y bueno creo que no quiero desmerecer a mi padre, que en un momento también estuvo ahí para servirme de apoyo, creo que eso es lo que más tengo presente, la humildad y el respeto.

¿Es difícil ser futbolista?

Sí, algunos creen que es fácil. Hay momentos difíciles en la vida, en esta profesión te pierdes muchas cosas, algunos dicen que es lindo viajar, es lindo conocer otros países, es lindo ganar dinero de lo que más te gusta hacer y por eso lo digo siempre, soy un bendecido con Dios por esta profesión que tenemos que es ganar dinero de una profesión que te gusta hacer. Hay sacrificios que hay que hacer como te mencioné, no ver algunas veces nacer a tus hijos, no estar en sus cumpleaños, no estar en momentos lindos del colegio que te gustaría estar, pero creo que es el sacrificio que tiene que hacer uno por esta profesión y desde luego por su familia, más adelante Dios te lo retribuye bastante bien.

¿Qué le dio el fútbol y qué le quitó?

Me ha dado todo, el poder estar bien económicamente porque el fútbol ha sido todo para mí, es mi vida, es mi profesión, lo tomo de la mejor manera, la pelota es mi vida, lo he dicho siempre, le tengo un respeto único a ese balón que pateamos, que a veces lo tratamos mal, pero me dio lo que tengo, soy un bendecido de haber sido futbolista. Desde luego que te quita, cuando uno tiene sacrificios en alguna profesión te quita muchas cosas, pero no quiero ser una persona mala con el fútbol y la pelota, pero creo que me dio mucho más de lo que me ha quitado y me quedo con eso.

¿Cómo se siente en Bolívar y qué siente por la Selección?

Bien, me siento tranquilo. Sé que en el fútbol todo es rendimiento. En Bolívar sé que no he marcado, lamentablemente en el fútbol boliviano nos sentimos más aludidos cuando uno hace el gol, que cuando uno hace un pase o cuando está más activo en el partido, pero sé que estoy aportando al equipo y eso me tiene tranquilo. En la Selección, soy feliz cuando no me convocan, aunque ustedes no lo crean, sé que hay jugadores que necesitan estar en la Selección y que tiene que haber un proceso. Estuve en la Verde en su momento, sé que puedo aportar, me siento muy tranquilo, todo llegará en su momento.

Me quedo con un momento, no llegué a una Copa América, con Soria, dijeron muchas cosas, que me había peleado con él, que tuvimos algunos encuentros, que no fue así, llegó el momento de las eliminatorias y no venía siendo convocado, llegó su momento, me tuvo que convocar, lo esperé tranquilo y cuando me tocó estar aporté esos partidos y creo que todo tiene su momento y hay que tratar de esperarlo de la mejor manera. La Selección es de todos, no hay que ser mezquinos con los que están y cuando uno no está hay que sentirse feliz por los que están.

¿Qué pasó con Eduardo Villegas cuando estaba en Bolívar?

Es una pregunta para aclararla y quiero ser muy franco con lo que voy a decir, con Villegas nunca tuve ningún problema, él lo sabe muy bien, sólo él y yo lo sabemos, soy un agradecido con él porque nunca tuve ni una pelea, hubo momentos que nunca jugaba pero fueron momentos que él y yo lo sabemos, que yo le pedí con todo respeto que él pueda comprenderme por lo que yo estaba pasando en ese momento, en esa época que tuve, que fueron problemas familiares, nada que ver con mi esposa, para que no se interprete mal. Fueron problemas familiares, de mi hija, la más pequeña, el nacimiento de mi hija para ser más exactos, y bueno no quiero entrar en detalles.

Fueron momentos muy difíciles los que pasé, que pasamos con mi esposa, mi familia, y creo que el profesor fue uno de los que más me comprendió y creo que ahí interpretaron mal las cosas porque no se dijo nada, le dije al profe que sea lo más comprensible conmigo y lo tomó así, no estaba acá, no entrenaba, entrenaba una o dos veces a la semana, me tenía que ir a Santa Cruz, tenía que estar ahí y estar con mi esposa, y él me comprendió muchísimo, volvía a veces directamente a jugar los partidos, porque yo quería estar. Mal que mal no jugaba, pero quería estar y algunos creyeron que porque no entraba, no jugaba y porque entraba cinco minutos o 10 minutos tenía algún problema con el profe Villegas, y quiero dejar en claro eso, que para mí el profe Villegas es una de las personas a las que le tengo mucho respeto y le soy un agradecido.

Una historia detrás..

Lamentablemente es así, hay gente mala, pero bueno, uno tiene la conciencia tranquila, tiene el respeto de sus compañeros, algunos supieron lo que pasó, que no fueron todos, pero qué bueno: algunos quieren tomar las cosas y guardárselas, los jugadores somos así, personas que nos guardamos sentimientos, nos guardamos muchas cosas y no queremos que salga a la luz, en esa parte quería aclarar y agradezco la pregunta, para que la gente no crea y especule cosas que no fueron.

Que la gente no crea que Villegas no quiere convocarlo...

(Sonríe) sí, sí…, siempre fui respetuoso con todos, como te digo, la Selección es de todos, tienen que estar los mejores y los que no estén uno tiene que darles una de las mejores vibras. Me siento tranquilo, en su momento, si llegara, trataré de aportar y si llega estaré para que a la Selección le vaya muy bien.

¿Ese fue el momento que lo vincula a Sophia, su hija pequeña?

Sí, te cuento que sí, no sólo con Sophia, con las dos, por eso es un vínculo muy grande que tengo con ellas, las dos tuvieron problemas al nacer, fueron momentos muy difíciles con las dos, y bueno, estoy agradecido con Dios por cómo me las tiene, porque son felices, porque están bien y eso para mí es un agradecimiento inmenso, y bueno las voy a disfrutar toda mi vida, soy feliz con ellas y para mí desde que nació Adanae, mi primera hija, me cambió la vida y voy a disfrutarlo hasta dónde Dios me dé la vida.

¿Qué significa ser capitán de Bolívar?

Soy el mismo en todo momento, el momento que fui capitán o cuando no fui, trato de ser la misma persona, pueden preguntárselo a mis compañeros, soy el mismo. En mi vida y el fútbol lo voy a tomar así, voy a dejar todo en cada partido, tengan por seguro que va ser así, puedo jugar contracturado, desgarrado, puedo jugar resfriado o como venga, pero si me toca estar parado en la cancha y el cuerpo me da para estar parado, tengan por seguro que voy a estar ahí. A veces, mi esposa reniega mucho conmigo acerca de eso porque hay momentos que estoy mal, pero quiero estar, jugar, estar en la cancha, jugar, ayudar a mis compañeros. El ser capitán no me ha cambiado nada, trato de ser un ejemplo para mis compañeros.

¿Qué campeonato valora más en Bolívar?

Todos me han marcado desde el primero, porque me abrió las puertas para poder ser campeón con esta institución y a nivel profesional me abrió el Bolívar el poder ser campeón y lo voy a llevar por siempre. Con Bolívar fue mi primer campeonato, con Oriente tuve, pero hubo quita de puntos y no fuimos campeones, pero para ser correctos el primer campeonato es con Bolívar.

¿Oriente o Blooming?

(Sonríe) Es muy curioso porque soy hincha de Blooming, pero Oriente me abrió las puertas a nivel profesional, cuando tuvo la oportunidad Blooming de abrírmelas, no me las abrió.

¿Cómo es su relación con la hinchada celeste?

De respeto, soy muy agradecido por el respeto que han tenido, hemos tenido momentos malos y nunca pasó del respeto.

¿Qué le gusta de La Paz?

Son siete años y me gusta mucho que La Paz es hogareña, la gente de La Paz es muy familiar, es muy cariñosa, eso para mí es y ha sido recíproco porque mi familia es así, somos cariñosos y respetuosos, llegar a La Paz y sentirnos con ese cariño ha sido lo que nos ha marcado por estar siete años en esta ciudad.

¿Qué tipo de música le gusta?

Escucho de todo, me gusta la cumbia, la salsa, merengue, pero bueno escucho más cumbia, con los muchachos en las concentraciones nos anima más la cumbia.

¿Baila o canta el capitán?

Bailo, mejor que cantar.

¿Un entrenador que le haya marcado y que admire?

Todos me marcaron, con todos soy un agradecido por haberme dirigido y por haberme enseñado algo, la verdad de todos he aprendido muchísimo.

¿A qué jugador admira?

Admiro a todos, más a mis compañeros, la verdad que los admiro mucho a mis compañeros.

¿Se iría a The Strongest?

Podemos estar en un equipo o en otro, han visto lo que ha pasado con Diego Bejarano, tuvo un semestre que estuvo y se sintió mal, porque ya no fue la hinchada sino la dirigencia, por cómo lo tomaron y creo que eso no tiene que pasar, el jugador puede estar en cualquier club, puede prestar servicios a cualquier club, de que uno siente cariño donde uno está desde luego que lo va sentir. Mi momento es Bolívar y voy a ser un agradecido eternamente por todo lo que me ha brindado. La verdad no me veo por el momento, pero fui un agradecido a los de The Strongest, el interés de poder llamarme y de que yo pueda vestir su camiseta, eso para mí es orgulloso a nivel profesional.

¿Cómo ve el fútbol boliviano?

Sabemos que ha cambiado muy poco, pero la sensación mía va a ser de que se vean cambios verdaderos.

“Las opiniones expresadas en esta noticia son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de bolivar.com.bo”

Bolivar
Búsqueda personalizada
PROXIMO PARTIDO
Club Bolívar VS
Local
Torneo Clausura 2019
Sport Boys

 


 

PARTIDO ANTERIOR

Nacional Potosi 0 : 3
VS

Torneo Apertura 2019
Club Bolívar